Continuación de la Ruta del Tambor del Sureste Español: Moratalla (Murcia)
INFORMACIÓN PRÁCTICA
 
 
 
 
 
  Teléfonos de Interés
  Himno a Tobarra
 
 
 
 
 
 
 

 
lineagris
 
Datos útiles

Origen de la Semana Santa de Tobarra I Declaraciones de Interés Turístico Regional y Nacional I Horario de Toque de tambor I Tamborada Escolar I Carteles de Semana Santa I  Ruta del Tambor del Sureste Español I Museo del Tambor I Monumento al Tambor I Marcha Homenaje al Tambor I Jornadas Nacional de Exaltación del Tambor y el Bombo I Acto de cierre de toque de tambor I

Ruta del Tambor del Sureste Español (Tobarra, Hellín, Agramón, Mula y Moratalla)

 
Continuación Ruta del Tambor del Sureste Español: MORATALLA (Murcia)

La primera impresión al divisar MORATALLA radica en la magistral e imponente figura de la del Castillo-fortaleza máxime de noche con una distinguida y bien resuelta iluminación, destacando por encima del mismo la Torre del Homenaje (S.XV. Gótica militar levantina),sus 22 metros de altura hacen junto a su historia y leyendas el principal símbolo local.

 

Se encuentra en el valle del Río Benamor a 97 km. al noroeste de la capital murciana, sus estrechas y recogidas calles, llenas de historias y leyendas, hacen de Moratalla un lugar realmente acogedor para pasear entre ellas y visitar sus monumentos histórico-artísticos.

El sitio mudéjar que Fernando III el Santo cediera a la Orden de Santiago por sendas Cartas de Donación del 21 de agosto de 1.242 y confirmada por el príncipe D. Alfonso (futuro Rey Alfonso X) el 5 de julio de 1.243, haría que la orden santiaguista desarrollara una importante labor civil y militar, creándose en 1.245 la Encomienda y constituyéndose la Villa de Moratalla, donde al año siguiente el Maestre Pelay Pérez Correa, Comendador Mayor de Castilla, concedería el Fuero de Cuenca; conjuga naturaleza, historia y arte de forma que sus manifestaciones más llamativas se encuentran cercanas entre sí, se interrelacionan y enriquecen mutuamente, formando un patrimonio común al alcance del visitante que nos acerca a su historia a través de los restos que todavía se conservan de sus más antiguos pobladores, así podemos acercarnos a las cuevas decoradas con pinturas prehistóricas, los restos del poblado de Los Castillicos o Los Molinicos de origen ibérico, o el puente romano sobre el río Alharabe. La presencia humana se remonta a la prehistoria[xxxviii], los restos del megalítico, ibéricos, púnicos, griegos, romanos (de los cuales tomará su nombre “MVRATALLA”) y musulmanes (Hisn Muratalla)son abundantes. Será en el periodo islámico el que la configurará como Villa[xxxix]. De su riqueza monumental destaca por encima de todas ellas la Iglesia de Santa María, renacentista, datada en 1.480 con sucesivas ampliaciones y modificaciones, principalmente entre los años 1.615 y 1.626, continuado en el S.XVIII, monumento histórico-artístico nacional desde 1.981 y configurado como uno de los mejores templos columnarios de la Región de Murcia, y sin embargo nunca concluido, de la cual sobresale la torre italianizante de mediados de siglo; destaca igualmente, por los acontecimientos acontecidos en el mismo, el Convento de la Casa de Cristo (S.XV), de interesantes arcos góticos de medio punto con enormes dovelas, cedido por el concejo a los mercedarios en 1.589, y donde un moratallero, Ruy Sánchez, afirmó ver a Cristo el 19 de Abril de 1.493.
  Hablar de la tradición del tambor moratallero es hablar sobre y por encima de todo de sus singulares y multicolores túnicas y de sus tambores de grandes dimensiones (55-70 cm.), detalle que junto a su indumentaria no pasa desapercibido y que concentra toda la atención inicial.
 

 Sus nazarenos tamboristas encapuchados portan túnicas coloridas, generalmente estampadas de diversos e incluso extravagantes y singulares motivos, el alejamiento de la uniformidad más o menos generalizada presente en los pueblos de la Ruta la hace diferente al resto, su indumentaria multicolor, con el capuz siempre bajo en el toque, hace del tamborista moratallero el centro de atracción y de admiración de todo aquel que les observa, haciendo de gala de la exclusividad de la túnica con respecto al resto. Son túnicas conformadas de toda la gama del arco iris, lisas o estampadas, se abrochan por la parte delantera, desde el cuello hasta los pies, aunque en la práctica se llevan abiertas de cintura para abajo, aún cuando sean recientes gustan de agregar remiendos en túnicas y capuces o capirotes, tradicionalmente eran realizadas con “colas” que arrastraban por el suelo, sin embargo últimamente han sido sustituidas por túnicas hasta los tobillos debido a las incomodidades que presenta. Sus días importantes de toque son Jueves y Viernes Santo, desde las primeras horas de la mañana hasta la puesta de sol; de igual forma desde 1.968 se viene tocando también en Domingo de Resurrección[xl], desde las primeras horas de la mañana hasta el anochecer, pero en la práctica es posible escuchar tambores en las noches previas a esos días. El toque de tambor se realiza libremente dentro de estos horarios, e incluso dentro de su tradición de sentimiento de rebeldía es ser una costumbre “saltarse” los horarios impuestos, por ello frecuente es el ver en túnicas y capuces la figura del gato, considerado como el símbolo de rebeldía; No obstante tradición inquebrantable es que aun faltando la túnica nunca lo sea el capuz cubriendo la imagen del tamborista, condición sine quae non para tocarlo y que no siempre coincide con el de la túnica, el tambor es tocado por todas las calles del pueblo aunque las más habituales suelen ser la estrecha y sinuosa calle Mayor y los alrededores de la Farola y puerta del Casino donde se concentra el mayor número de tamboristas. El Origen del tambor no puede afirmarse tajantemente, aun cuando son diferentes las teorías que apuntan a su nacimiento[xli], quizás la que pudiera decantarse acerca de las costumbres franciscanas, comunidad asentada desde el S.XVI, coincidiendo con el resurgir de las conmemoraciones religiosas de Semana Santa, y la tradición de dicha comunidad de acompañar a las celebraciones religiosas con manifestaciones profanas y ruidosas, comunidad que curiosamente se encuentra presente en todos los pueblos de la Ruta en Conventos de la Orden, siendo la que más se acercará a los orígenes, pero será a principios de siglo cuando el tambor moratallero ha encontrado las cotas más altas de aceptación, participación y difusión del mismo.


El nazareno tamborista moratallero, ofrece en sus tambores el trabajo cuidado y artesanal de sus manos, utilizando de forma ancestral una piel de cabra (delante) y otra de oveja (detrás) montándose el tambor con las pieles mojadas para al secarse se tense él solo, el tradicional tambor moratallero era el apretado por trabas con cordeles, sin embargo, desde la década de los setenta se ha generalizado el tambor de tornos de metal niquelados por las facilidades que presenta en cuanto a su montaje y apretado, siendo ésta la mayor evolución del tambor moratallero. La singularidad radica en la no generalización de la fabricación en serie de tambores y ser realizados artesanalmente por cada cual o por encargo, su artesanía ha creado verdadera escuela, son famosos los artesanos “Serna”, “El Belenes” o “El Rizao”, entre otros, siendo tradición que el artesano que los fabrique imprima su carácter, escudo o emblema distintivo del autor (así los hay con el nombre del artesano o con dibujo identificativo, llamada marca , grabada sobre la piel o en la llave).. El tambor suele ser tocado casi exclusivamente por los hombres, aun cuando no existe prohibición expresa son en menor medida las mujeres que lo tocan no llegando a una participación equiparable al del hombre[xlii]. Es frecuente, y curioso, ver junto a cada tamborilero a otro que sin tambor espera a que termine el compañero para tocarlo, compartiendo entre ambos un mismo tambor como tradición también lo es el no probar el tambor hasta la mañana de Jueves Santo. La particularidad con respecto a los toques en Moratalla radica en su anarquía, cada uno lo hace a su manera siendo todos ellos ritmos libres influyendo mucho el tamborista que lo toca que le otorga un aspecto de distinción con respecto al resto. Los toques más característicos se basan en las onomatopeyas de su sonido, así son frecuentes los “amos palante aunque reviente”, el “plinda caplinda” o el “rataplán”. Son famosos los tambores El de los Escudos (Serna), El Caído (El Balta)o el curioso El del Esqueleto por notarse las costillas del animal en la piel
 

Uno de los actos más singulares de la semanasanta moratallera lo constituye la Tarde de la Asnería[xliii], desarrollada en la tarde de Viernes Santo, tradición que tiene sus orígenes más inmediatos en el Carnaval de finales del siglo pasado y en el sentimiento moratallero de diversión, dejando guardado el tambor y configurándose como un día de desenfreno y diversión sin límites, nada más que las reglas autoimpuestas por los propios moratalleros, donde vale todo y todo es aceptado, rindiendo culto a lo pagano y dando rienda suelta a la espontaneidad e imaginación moratallera.
 

En Enero de 1.994 queda formalizada la Asociación de Tamboristas de Moratalla responsable de difundir y promover el toque de tambor tal y como prevén dichos Estatutos en colaboración con el Ayuntamiento de la villa de Moratalla para su difusión y promoción cultural y turística. Desde 1.984 viene funcionando la Escuela del Tambor, donde los más jóvenes aprenden los toques característicos moratalleros, la confección de tambores así como las tradiciones locales.
 

Moratalla ha sido la última en inaugurar un monumento al tamborista, obra del artista Rafael Pi Belda, obra que trata de reflejar y el resultado así lo demuestra, la experiencia y la juventud, las nuevas técnicas de confección del tambor versus tradicional tambor de cuerda, representados en las figuras de un padre y su hijo, así como la evolución de la indumentaria.


  Moratalla organizó las III Jornadas Nacionales de Exaltación del Tambor durante los días 3 y 4 de Abril de 1.987, con representación de 10 pueblos tamborileros, y las XII Jornadas Nacionales de Exaltación del Tambor y del Bombo los días de 1.997, los días 8 y 9 de Marzo, con representación de 22 pueblos y está prevista la realización de las XXIII Jornadas Nacionales de Exaltación del Tambor y del Bombo en el año 2008 .
 

Más información: www.ayuntamientomoratalla.net   www.moratalla-turismo.com

 
 

Museo del Tambor de Tobarra (Albacete)

 

Carteles Semana Santa 1.969-Actualidad

 

Ruta del Tambor del Sureste Español

 
 
 

 

 

Jornadas Nacional de Exaltación del Tambor y el Bombo

   
 

 

   
lineagris
     

 

Infotobarra.com

Página Privada NO OFICIAL de Tobarra (Albacete)

Angel E. Coy Vergara 

 Normas de Infotobarra.com y Código de Privacidad